¿ PORQUÉ CAMBIAR TU RUTINA DE ENTRENAMIENTO?

¿Deberíamos cambiar las rutinas de entrenamiento?, ¿solo los ejercicios?,  ¿cada cuánto tiempo?. Hemos colaborado con Vogue resolviendo todas estas preguntas.

Todo se basa en el principio de variedad, gracias al cual conseguiremos someter al cuerpo a distintos estímulos consiguiendo que nunca se adapte. además de este modo nuestra motivación seguirá a tope y nunca nos aburriremos. La buena planificación del entrenamiento nos permitirá saber cuando y en que momento variar las rutinas.

Os dejamos el enlace para que podáis leer el artículo. Si queréis mas información podéis solicitarla a través de Contacto.

http://www.vogue.es/belleza/fitness/articulos/cambiar-rutina-entrenamiento-variar-ejercicios-1/29151

GRASAS, ¿ALIADAS O ENEMIGAS?

Resulta bastante difícil explicar en nuestro entorno que las grasas no solo no engordan, sino que evitarlas podría llegar a ser contraproducente si queremos adelgazar.

En la actualidad vemos a muchas personas con exceso de grasa corporal por lo tanto la respuesta podría ser fácil: comer grasa es lo mismo que almacenar grasa, por lo tanto debemos reducirlas o quitarlas de la dieta.

Antes de continuar es interesante que sepas que nuestro cuerpo almacena energía en forma de grasa cuando hacemos una ingesta excesiva, bien de grasas, hidratos de carbono o proteínas.

Un gramo de grasas aporta 9 calorías mientras que uno de hidratos de carbono o proteína aporta 4 calorías por lo que puede parecer lógico que si buscamos perder peso lo ideal es lo comentado anteriormente. Ahora bien, en todo plan nutricional que se siga entran en juego dos factores, adherencia y saciedad, si nos decantamos por una reducción drástica de las grasas, casi con total seguridad no se van a cumplir ni la una ni la otra, el por qué, se explica a continuación:

– Cuando a un alimento se le quita la grasa, típicos “light” o “bajo en grasa” estos dejan de ser naturales o son menos saludables ya que son menos saciantes, pierden capacidad nutritiva o incluso aumentan sus niveles de azúcar (sustituto de la grasa para potenciar el sabor).

– Si un alimento pasa a ser menos saciante supone que nos lleva a comer más a lo largo del día (recuerda la cantidad de calorías por gramo). Si mantenemos una dieta “no saciante” ¿cuánto tiempo crees que eres capaz de seguirla?, la respuesta está clara, muy poco.

Es de vital importancia saber que se puede seguir una dieta tanto moderada como alta en grasas y tener éxito en nuestro objetivo, el hecho de que sea saludable o no, dependerá de la calidad de los alimentos que la forman. Para referirnos a grasas saludables hablamos de aceite de oliva virgen extra, aguacate, frutos secos, huevos o pescado azul, principalmente.

¿Qué alimentos son los que habría que desaconsejar en lugar de las grasas?

En Inglés hay una frase al respecto: “Stop Eating CRAP”, donde CRAP es todo aquello que debemos evitar y el no confundirlo con consumo de grasas es primordial. Las siglas CRAP en inglés (bebidas Carbonatadas, azúcares Refinados, comida Artificial, comida Procesada).

“La decisión de reducir la grasa de la dieta ha sido uno de los mayores errores de la historia médica moderna, con terribles consecuencias.”

Referencias:

1. Sánchez García, A. (2014). ”Mi dieta cojea”.

Healthy Eating Plate (Plato de Comida Saludable)

El Healthy Eating Plate (Plato de Comida Saludable, en español), creado por expertos en nutrición del Harvard School of Public Health y editores de Harvard Health Publications, fue diseñada para abordar las deficiencias de MyPlate, llevado a cabo por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA). El Healthy Eating Plate (HEP) provee una guía detallada en formato simple, para ayudar a las personas a que hagan las mejores elecciones a la hora de comer. Continuar leyendo “Healthy Eating Plate (Plato de Comida Saludable)”